Categoría

Ayuda a tu cuerpo

Categoría

Si el dolor no te deja cumplir con las horas de sueño recomendadas y te suele despertar durante la noche, cabe la posibilidad de que la medicación que tomas no esté adecuada a tus necesidades. Es importante (y realmente útil) que anotes las veces que te despierta el dolor a lo largo de la noche para que se lo comentes a tu reumatólogo cuando vayas a consulta. Puedes usar ‘Mi diario de EA’ para anotarlo todo.

Además de la medicación adecuada, hay otras medidas que puedes adoptar para que el dolor no dificulte tu sueño:

  • Deberás cuidar tu Higiene del sueño para intentar reducir todo lo posible los riesgos de despertarte en mitad de la noche
  • Usar una manta eléctrica antes de dormir puede ayudarte a conciliar el sueño.
  • Hay personas que con cambiar de postura en la cama no tienen suficiente, por lo que se levantan de la cama y eso les alivia el dolor. No es lo mejor para un correcto descanso, por lo que, si es tu caso, y debes levantarte durante la noche por dolor, debes comentarlo a tu reumatólogo en consulta para que indague en las causas.
  • Al levantarte, una ducha caliente ayuda a mejorar la rigidez matutina de la columna.

Afronta el descanso sabiendo que es muy necesario para tu estado de salud. Estudia los problemas y trabaja las soluciones. Puedes mejorar el descanso con gestos sencillos. ¡Anímate a trabajar las medidas para que mejores tu descanso! En pocos días verás el cambio en tu salud.

Aprender a gestionar tus pensamientos y emociones te ayudará a cambiar tu visión de la vida con EA. Puede parecer una tarea complicada, pero es posible aprender a manejar las emociones y los pensamientos con una serie de estrategias sencillas. Si, además, consigues aplicar estas técnicas a tu rutina, podrás darle la vuelta a tus
¿Qué me ayudaría a aceptar la espondilitis anquilosante (EA)? Cambiar tu forma de pensar en torno a la EA, dejar de percibirla como una amenaza para tu vida y tu futuro, te ayudará a aceptarla y a que no se desencadenen situaciones de estrés o ansiedad cuando la EA te impida o dificulte desarrollar alguna

Para empezar con la actividad física, es importante que definas tus objetivos y hagas un seguimiento de la consecución de los mismos. Así que, en primer lugar, elige la actividad, junto con tu médico y, si puedes, junto con un profesional fisioterapeuta o experto en rehabilitación que supervise tu trabajo.

Las actividades de bajo impacto son las más adecuadas para las personas con espondilitis anquilosante (EA). También aquellas que se realizan en el agua porque reducen la resistencia a la gravedad y, por tanto, reducen el impacto y el esfuerzo. Así pues, si tienes espondilitis anquilosante, los ejercicios más recomendados son actividades como aquagym, pilates,
Este es uno de los principales temores si no has hecho ejercicio antes o si no has hecho ejercicio después de que te diagnosticaran espondilitis anquilosante (EA). Debes saber, en primer lugar, que no toda actividad física puede ser beneficiosa para todas las personas. Cada uno tenemos unas circunstancias diferentes y es preciso que la
A veces, nos ocurre a la mayoría que cuando empezamos a hacer ejercicio, intentamos lo más fácil: apuntarse al gimnasio e intentar hacer ejercicio en máquinas o alguna sesión en la sala de fitness. Al salir, lo que ocurre es que tu cuerpo no está acostumbrado y no tienes ninguna pauta para hacer el ejercicio;
Para conciliar el sueño y que este sea reparador, existen unas pautas básicas que facilitan el descanso y que son útiles para todas las personas, con y sin espondilitis anquilosante. Procura que el ambiente sea apropiado: que tu cama sea cómoda, que en la habitación haya buena temperatura y unos niveles mínimos de luz y
¿Qué debes considerar actividades tabús cuando tienes espondilitis anquilosante (EA)? Pues aquellas que sabes que, si las realizas, aumentarán tu dolor o tu cansancio. No es recomendable que hagas actividades como cargar peso, movimientos repetitivos o estar mucho tiempo de pie estático, sobre todo en los momentos en los que te encuentras con dolor y