Mejora tu descanso

¿Qué vas a conseguir?

Mejorar tu descanso modificando algunos de tus hábitos para dormir, controlar el dolor relacionado con la espondilitis anquilosante y aprender a prepararte para el sueño o a conciliarlo cuando llega el insomnio.

¿Cómo lo vas a conseguir?

Identificando los elementos que afectan a tu descanso y aplicando cambios en tu rutina que te permitan llevar una adecuada higiene del sueño, conciliar el sueño y aprender a relajarte y descansar para reducir tu fatiga.

Para preparar este reto te recomendamos leer:

Empieza paso a paso:

1

En primer lugar, dedica unos minutos a reflexionar sobre cómo duermes:

¿Duermes el tiempo suficiente para que tu cuerpo descanse?
Se recomienda dormir en torno a 8 horas seguidas para considerar que el cuerpo y la mente descansan y se recuperan de la fatiga.

  • ¿Te despiertas por la noche frecuentemente? ¿Sabes la causa?
    Trata de identificar por qué te despiertas para poder encontrar soluciones. Si son causas diferentes cada vez, apúntalas para llevar el control y compartirlo con tu médico.
  • ¿Te despierta el dolor?
    Si te despierta el dolor deberías consultarlo con tu médico. Puede ocurrir que tu tratamiento no sea el adecuado y no consiga controlar el dolor adecuadamente.
  • ¿Qué haces cuándo te despiertas?
    Cambias de cama, vas a la cocina a comer algo, lees un libro…
  • ¿Te acuestas y te levantas siempre a la misma hora?

2

Observa tus elementos de descanso (cama, almohada, habitación…) y trata de adecuarlos a tus necesidades:

  • Tu habitación, ¿tiene las condiciones apropiadas para tu descanso (hay silencio, la temperatura es adecuada, tienes demasiada luz…)
  • Tu cama y otros elementos que forman parte de tu descanso, ¿te resultan cómodos para conciliar el sueño?

3

Si has observado que alguno de estos aspectos no te permite dormir, busca soluciones uno por uno.

  • Mejora tu higiene del sueño con estas recomendaciones:
  • Aplica estas medidas si te despierta el dolor:
  • Anota las anomalías y mejoras en tu para compartirlo con tu médico. Os permitirá buscar soluciones personalizadas juntos.

EXTRA RETO:

Si aparece el insomnio a mitad de la noche, prueba a poner en práctica estas técnicas respiratorias para ayudarte a relajarte y a conciliar el sueño de nuevo:
Respira y relájate ¡Tendrás que entrenar a diario!, pero el esfuerzo merecerá la pena.