Decálogo de espondilitis con futuro​​

¡Muévete! Siempre hay algún ejercicio que puedes realizar y te ayudará a sentirte mejor en todos los aspectos.

Dale importancia al descanso nocturno; es fundamental para estar bien física y mentalmente, debes cuidarlo al máximo

Combate el dolor, habla con tu reumatólogo para intentar afrontarlo de la mejor manera, desde fármacos hasta terapias físicas adecuadas.

Observa y corrige tu postura en el trabajo, en casa o a la hora de dormir. Consulta con especialistas si es necesario.

¡Usa una agenda! te servirá para gestionar tu energía, priorizar tareas y controlar la fatiga.

Márcate retos: por pequeños que sean, te ayudarán a motivarte y a darte cuenta de tus progresos.

Prepara de antemano la consulta con tu reumatólogo para que no se te olvide nada. ¡En el directo siempre fallan cosas!

Aprende a afrontar y aceptar la EA. Gestiona tus emociones y pensamientos para reducir el estrés, la ansiedad o la depresión.

Busca apoyo, tanto en las asociaciones de pacientes como en tus seres queridos. ¡No estás solo! Si consigues comprender a los que te rodean y que ellos te comprendan a ti, tu vida será más plena. ¡La comunicación es fundamental.

Toma las riendas de tu enfermedad. El curso de la EA no depende sólo de lo que haga tu médico: puedes cambiar su impacto en tu vida si tomas un papel activo. ¡Hay cosas que sólo tú puedes cambiar!

Cuídate

Vivir con espondilitis anquilosante supone un cambio en la vida y la forma de afrontar el futuro. Toma el control de la enfermedad y aprende a convivir con ella sin que tu vida cambie por completo. ¡Descubre cómo!

¿Y si tengo un brote qué hago?

Ayuda a tu cuerpo

Reducir tu fatiga, mejorar tu descanso o hacer una actividad física apropiada te ayudará a sentirte mejor. ¿Te pones en marcha?

afronta uy acepta la EA

Cuida tus emociones

Reducir tu fatiga, mejorar tu descanso o hacer una actividad física apropiada te ayudará a sentirte mejor. ¿Te pones en marcha?

Actividades tabús si tienes EA

Cuida tu comunidad

Identifica y reconoce a aquellas personas que se han convertido en tus pilares fundamentales y cultiva sus amistades. ¡No lo dejes para mañana!