Autor

Ángela

Browsing

Si el dolor no te deja cumplir con las horas de sueño recomendadas y te suele despertar durante la noche, cabe la posibilidad de que la medicación que tomas no esté adecuada a tus necesidades. Es importante (y realmente útil) que anotes las veces que te despierta el dolor a lo largo de la noche para que se lo comentes a tu reumatólogo cuando vayas a consulta. Puedes usar ‘Mi diario de EA’ para anotarlo todo.

Además de la medicación adecuada, hay otras medidas que puedes adoptar para que el dolor no dificulte tu sueño:

  • Deberás cuidar tu Higiene del sueño para intentar reducir todo lo posible los riesgos de despertarte en mitad de la noche
  • Usar una manta eléctrica antes de dormir puede ayudarte a conciliar el sueño.
  • Hay personas que con cambiar de postura en la cama no tienen suficiente, por lo que se levantan de la cama y eso les alivia el dolor. No es lo mejor para un correcto descanso, por lo que, si es tu caso, y debes levantarte durante la noche por dolor, debes comentarlo a tu reumatólogo en consulta para que indague en las causas.
  • Al levantarte, una ducha caliente ayuda a mejorar la rigidez matutina de la columna.

Afronta el descanso sabiendo que es muy necesario para tu estado de salud. Estudia los problemas y trabaja las soluciones. Puedes mejorar el descanso con gestos sencillos. ¡Anímate a trabajar las medidas para que mejores tu descanso! En pocos días verás el cambio en tu salud.

Aprender a gestionar tus pensamientos y emociones te ayudará a cambiar tu visión de la vida con EA. Puede parecer una tarea complicada, pero es posible aprender a manejar las emociones y los pensamientos con una serie de estrategias sencillas. Si, además, consigues aplicar estas técnicas a tu rutina, podrás darle la vuelta a tus
¿Qué me ayudaría a aceptar la espondilitis anquilosante (EA)? Cambiar tu forma de pensar en torno a la EA, dejar de percibirla como una amenaza para tu vida y tu futuro, te ayudará a aceptarla y a que no se desencadenen situaciones de estrés o ansiedad cuando la EA te impida o dificulte desarrollar alguna
La espondilitis anquilosante, al igual que otras enfermedades crónicas, influye directamente en tus rutinas y en tu día a día. Algunos factores influyen más en la evolución de los síntomas o impiden que realices actividades con normalidad. Sabemos que la EA no es solo un dolor de espalda, síntomas como la rigidez, el cansancio o