Categoría

Prepárate

Categoría

La espondiloartritis axial es una patología en la que el momento del diagnóstico es vital para saber cuál será el pronóstico y la evolución de los síntomas a lo largo del tiempo en el paciente.

Toda la familia de enfermedades que forman las espondiloartritis comparten las dificultades de realizar un diagnóstico correcto y precoz, y este es un punto clave para adaptar un tratamiento eficaz al paciente en etapas tempranas, donde todavía no se hayan producido daños en la estructura ósea. 

En los últimos años, gracias a los avances en tecnología e investigación en enfermedades de este tipo, se ha reducido el tiempo medio que se tarda en detectar esta patología, aunque este tiempo sigue siendo elevado y es mayor en el caso de las mujeres.

 

Junto con esto, también cabe destacar que los tratamientos cada vez son más eficaces, y si sigues las pautas establecidas por tu médico, lograrás reducir los síntomas y los brotes provocados por la enfermedad.

Si el diagnóstico se consigue en una etapa temprana el pronóstico es más favorable, ya que el paciente puede empezar con un tratamiento efectivo que logre reducir la inflamación y así evitar daños crónicos. 

En cambio, para los pacientes con espondilitis anquilosante, la inflamación y los dolores suelen producir rigidez severa en la zona de la columna, afectando así a la movilidad del paciente.

Los primeros síntomas que suelen aparecer son los dolores alternantes en las nalgas y en la zona de las lumbares, además de otros posibles dolores que van apareciendo en los primeros 24 meses, como la rigidez matutina o los dolores que permanecen en reposo, pero mejoran con la actividad física.

Según va avanzando el tiempo, también pueden aparecer comorbilidades, como uveítis o psoriasis, entre otras. 

 

 Tu estilo de vida también afecta de manera directa a la evolución de los síntomas. Aspectos como fumar, no seguir dietas equilibradas, o llevar una vida sedentaria pueden favorecer a que los dolores empeoren y los daños estructurales sean mayores. 

Las limitaciones de la espondiloartritis axial hacen que el manejo de las emociones y los pensamientos negativos sea más complicado, y sabemos que hacerte a la idea de vivir con una patología crónica no es algo sencillo, pero existen ciertas técnicas que te ayudarán a que este impacto de emociones sea lo más llevadero posible.

Aprender a gestionar tus pensamientos y emociones te ayudará a cambiar tu visión de la vida con EA. Puede parecer una tarea complicada, pero es posible aprender a manejar las emociones y los pensamientos con una serie de estrategias sencillas. Si, además, consigues aplicar estas técnicas a tu rutina, podrás darle la vuelta a tus
¿Qué me ayudaría a aceptar la espondilitis anquilosante (EA)? Cambiar tu forma de pensar en torno a la EA, dejar de percibirla como una amenaza para tu vida y tu futuro, te ayudará a aceptarla y a que no se desencadenen situaciones de estrés o ansiedad cuando la EA te impida o dificulte desarrollar alguna
La espondilitis anquilosante afecta a cerca de 500.000 personas en España. Cada año se registran aproximadamente 7 casos nuevos por cada 100.0000 habitantes. El estudio el ‘Atlas de Espondiloartritis Axial en España 2017: radiografía de la enfermedad’, ha recogido la opinión de las personas que viven con esta patología en España y ha registrado cuáles

A veces, puede resultar difícil comprender los términos médicos utilizados por tu médico y otros profesionales sanitarios. Esta guía describe algunos de los términos utilizados frecuentemente cuando se habla sobre la espondiloartritis axial (EsAax), para que te puedas entender a qué se refiere cada uno.

Una de las mejores formas de reconocer cómo te afecta una enfermedad es ser consciente de los síntomas que experimentas. Para ello resulta muy útil llevar un diario con notas para identificar semana a semana cuándo has experimentado un síntoma concreto, en qué parte del cuerpo y cómo es exactamente. Si, además, vas anotando tu
Aunque puedas creer que se trata de un trámite más, la visita al reumatólogo, cuando tienes espondilitis anquilosante, es fundamental. No sólo porque es la persona que mejor conoce tu patología, sino porque es una oportunidad para que valoréis juntos si las recomendaciones que te dio desde tu última visita son las adecuadas para tu