Tengo más dolor si hago ejercicio

A veces, nos ocurre a la mayoría que cuando empezamos a hacer ejercicio, intentamos lo más fácil: apuntarse al gimnasio e intentar hacer ejercicio en máquinas o alguna sesión en la sala de fitness. Al salir, lo que ocurre es que tu cuerpo no está acostumbrado y no tienes ninguna pauta para hacer el ejercicio; por lo que, el dolor es peor, de noche duermes fatal y entonces piensas que el ejercicio no te beneficia.

Tengo más dolor si hago ejercicio

Debes tener en cuenta que cualquier persona que no hace ejercicio y empieza desde cero, lo normal es que al día siguiente le duelan los músculos, incluso algunos que no sabías ni que tenías… Pues bien, tener algo más de dolor está dentro de lo esperable al empezar con una actividad física. El dolor, mientras que esté en una intensidad conocida, es decir, no sea un dolor no soportable o alto, entra dentro de la normalidad cuando se empieza a hacer ejercicio no habitual. Ten paciencia. En el momento en que el ejercicio se vaya convirtiendo en una rutina, bajarán la intensidad del dolor y la fatiga; y, lo más importante, te hará sentirte bien y empezarás a formar parte activa en el cuidado de tu enfermedad. ¿Necesitas más motivos para empezar?

Autoría y bibliografía