3 claves para gestionar tu energía

espondilitis con futuro

Para aprender a gestionar tu energía, primero debes estudiar y conocer cómo es tu fatiga y, a partir de ahí, organizarte y tomar medidas para administrar tu energía adecuadamente.

  1. Estudia tu ciclo de fatiga. Obsérvate para identificar los momentos en los que sientes más fatiga. Normalmente, si tienes espondilitis anquilosante, la fatiga es alta al levantarte y va mejorando durante el día hasta que por la noche vuelve a empeorar.
  1. Incorpora las actividades que requieran más esfuerzo en los momentos del día que la fatiga sea más débil.
  1. Incorpora una agenda a tu día a día. Te servirá para planificar de acuerdo a tu ciclo de fatiga todas las actividades del día. Además,  la agenda es también una forma de motivarte. El día que te levantes con poco ánimo pensando que no puedes hacer “nada”, lee tu agenda y verás todas las cosas que has sido capaz de hacer. Es una forma de reforzar que sí puedes hacer y, de hecho, haces muchas cosas, con o sin dolor, con o sin fatiga.

Prueba a preparar tu propia agenda con este reto :  Apúntate a  la agenda

 

 

Autoría y bibliografía

Comparte si te ha gustado:
Facebook
Twitter
Email
Imprimir

Síguenos en nuestras redes sociales

® Reservados todos los derechos CEADE • Términos y condiciones

Con la colaboración denovartis-logo