Comprensión mutua

Lograr la comprensión mutua, es decir, que tu entorno te entienda, pero que tú les entiendas a ellos no es fácil, porque requiere de un esfuerzo intelectual y emocional. Como todo, requiere práctica y con el tiempo se aprende.

Debes partir de la base de que cada persona interpreta las cosas de forma diferente, en base a sus conocimientos y su experiencia. Por tanto, la comprensión mutua se produce cuando eres capaz de entender la postura y la forma de ver las cosas de tu interlocutor y consigues asimilar esa conducta y sentimientos como si fueran los tuyos propios. 

La comprensión mutua implica:

  • La similitud de puntos de vista o de criterios sobre distintos aspectos de la realidad, valores, etc.
  • Entender las particularidades individuales de la otra persona y los motivos por los que hace una cosa u otra, así como ser capaz de prever el comportamiento del otro ante una situación dada.
  • Aceptar el papel de cada uno y las capacidades de cada persona y las propias para desempeñarlo.
  • Empatía: se produce cuando además de comprender a la otra persona, tratas de responder emocionalmente a los problemas del otro, es decir, te sientes como el otro en esa misma situación.
  • Reflejo: se produce cuando tú también eres capaz de entender y tomas conciencia de cómo te percibe tu interlocutor.

Autoría y bibliografía