¿Qué actividad física me iría mejor?

Las actividades de bajo impacto son las más adecuadas para las personas con espondilitis anquilosante (EA). También aquellas que se realizan en el agua porque reducen la resistencia a la gravedad y, por tanto, reducen el impacto y el esfuerzo. Así pues, si tienes espondilitis anquilosante, los ejercicios más recomendados son actividades como aquagym, pilates, yoga, escuela de espalda, natación. 

¿Qué actividad física me iría mejor?

Por otra parte, los deportes de alto impacto o de contacto no son recomendables para las personas con EA. Por ejemplo, fútbol, patinaje, artes marciales, salto, boxeo… No obstante, hay personas que han jugado a baloncesto siempre y quieren seguir haciéndolo. A pesar de no ser el deporte más indicado, es mejor que hagas aquello que te gusta que intentar hacer algo con lo que no disfrutas. Así pues, en estos casos, se recomienda intentar seguir practicando este ejercicio, pero tomando precauciones para reducir el impacto o la posibilidad de hacerte daño.

Ten en cuenta a la hora de elegir el ejercicio que vas a practicar que realizar al menos 3 horas y 20 minutos de ejercicio recreativo por semana está asociado a una mejoría en el dolor y la rigidez, especialmente al inicio de la enfermedad.

Autoría y bibliografía

Comparte si te ha gustado:
Facebook
Twitter
Email
Imprimir

Síguenos en nuestras redes sociales

® Reservados todos los derechos CEADE • Términos y condiciones

Con la colaboración denovartis-logo